Seleccionar página

Estamos en el siglo XXI y aún hay veces que me sorprendo del grado de inteligencia de muchas mujeres, 0 o mejor dicho voy a ser buena y voy a poner 5 por las críticas. Soy mujer adulta y madre y no pienso permitir que esta sociedad enseñe a mis hijas lo que en la prehistoria era normal. Insisto no soy feminista a raja tabla solo soy mujer que lucho por nuestros derechos bajo la tolerancia 0 del machismo.

Una vez que eres madre tenemos como la obligación de hacer mil cosas mas que el papá, ‘’mamá da de comer al bebé, si el o de padre ayudando en casa con su hijafotbebe llora quiere con mamá, si hay que cambiar el pañal es la mamá la que debe de hacerlo el 98% de las veces, el baño del bebé lo hace la mamá, la madre es la que lo peina, ordena la ropita, quita los moquitos, hace la comidita, cura la pupita, ella es la que le da el paseo al bebé, la que sabe si tiene gases o simplemente es hambre y una lista sin fin de cosas que se supone que es obligatorio para la mujer…” pero ahora sí, si el hombre le da por hacer alguna de las cosas que acabo de nombrar siempre hay alguna mujer (las pocas inteligentes 0-5 que nombre antes) que te dice, -¡que suerte tienes que tu marido te ayuda…! O ese -¡te quejarás de hombre, como el tuyo pocos!

Mi marido no me ayuda con el bebé pero… ¿no es también suyo?

Perdonad pero mi marido no me ayuda en nada, incluso voy más lejos, yo no le ayudo a él tampoco. Es nuestra obligación y nuestro deber, juntos decidimos ser padres, fue algo de mutuo acuerdo, no algo en lo que yo me sintiera con el 80% de la carga mientras a él le doy el 20% tan sólo, no nos equivoquemos por llevar a nuestros hijos en nuestro vientre 9 meses no nos da a nosotras mas derecho y a ellos menos obligaciones somos padres los dos al 50% en cada uno de los casos. Mi marido no me ayuda a bañar a mi hija, el simplemente baña a su hija. El no me ayuda a darle la comida, él le da la comida… así con esta lista no acabaríamos nunca, él no me ayuda a llevar al parque a la pequeña, él disfruta en el parque con la pequeña…

Tenemos en la cabeza el típico modelo de familia en el que el reparto de tareas es machista sobre 100, el papá es el que trae el dinerito en la casa, la mama la que gestiona los gastos y por supuesto dentro del trabajo de gestora incluye a los niños, gestionar todo lo relacionado a los hijos. Pues lo siento pero en mi casa NO, ese reparto de papeles le puse fin hace algún tiempo. Yo mujer y mamá también aporto mi sueldo a mi casa, es decir trabajo dentro y fuera de casa, procesionalmente también me he desarrollado en el ámbito laboral igual que él, ¿donde esta la diferencia ahora que trabajamos los dos fuera de casa? Aún así sigue habiendo gente, y lo mas lamentable mujeres, que siguen diciendo “no es lo mismo Vicky tienes mucha suerte”.

Soy partidaria de que los roles de la mujer y el hombre debe de ser iguales a ojos del mundo y más de nuestros hijos, dejar que tus hijos vean que la mamá es la única responsable de ellos y que el papá está en un segundo plano de responsabilidad es unos de los mayores defectos que tiene esta humanidad. Hoy en día el hombre y la mujer se tendrían que repartir de modo igualitario o equilibrado las tareas que atañen a los dos, como son la casa y los hijos. No quiere decir que cada uno haga la mitad no, simplemente adaptarse a la disponibilidad de los miembros de la familia y con ello todas las tareas que se requieren.

Peor aún, la mamá no trabaja.

Hay otro caso que más allá de parecerme de la prehistoria me parece ridículo y lamentable, el papa trabaja y la mama no, perdona no conozco aún ninguna mamá que no trabaje, otra cosa es que no este dada de alta en la seguridad social, que no tenga contrato o peor aún que no tenga sueldo ninguno, pero que trabaja ya te digo yo que trabaja mas que ningún papá fuera de casa. Esa “mama que no trabaja” se levanta todos los días a las 7 de la mañana, es el despertador, la cocinera, la limpiadora, la payasa, la enfermera, la modista, la recadera, la consejera… que trabajos mas bonitos y el único pago que tenemos es la sonrisa de nuestros hijos y su felicidad, bendito sueldo que maravilla… pero No me digas que no trabajan, no me digas que por eso ya no tienen derecho a que el papa se implique en la educación de sus hijos y en las tareas de su casa sin que se le llamen AYUDA. No cariño, no dejes que te digan que el papá te ayuda a llevar al parque a los hijos, no dejes que te diga tu marido te ayudó a fregar los platos, porque no es una ayuda, es una obligación al igual que nosotras la tenemos.

Yo solo quiero que mis hijos crezcan sin saber si tender la ropa es cosa de hombres o de mujeres, que no asocien la cocina solo a la mujer, ni piensen que la plancha es cosa de la madre, que da igual quien valla a media noche a calmar su llanto si mamá o papá, que el cuento de antes de dormir sea algo aleatorio como un juego, haber quien toca hoy, que los consejos sean cosa de papá y mamá y que en la casa mandamos todos, así quiero que crezcan mis hijos “felices”.
PD: Gracias por no ayudarme. Os quiere MAMA

Comparte en redesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest
Copyright © 2013