Seleccionar página

Gracias, mil gracias por hacerme mamá aún siendo una niña. Gracias por dejarme tomar la decisión más bonita y maravillosa de mi vida, ser mamá soltera.

Aunque no lo creas no te guardo rencor, al contrario, sólo puedo estar agradecida por que me dejaras sola en esa maravillosa aventura… Porque aunque creías que estaba sola, gracias a ti se puede decir que ya jamás estaré sola en mi vida, ironía de la vida ¡¡eh!!

Gracias a ti pude disfrutar de mil momentos junto a mi bebé sin compartirlos con nadie, gracias a ti su primera palabra fuemadre soltera y su hijo MAMA, pude disfrutar de él cada minuto, cada hora, cada día sin tenerlo que compartir con nadie. Fui yo la que me enfunde las zapatillas y le enseñe a jugar a fútbol, la que le enseñó a montar en bici, a estudiar, fui la primera persona a la que dijo te quiero y todo eso sin necesidad de compartir con esa persona que lo engendró, tú.

Y todo esto sucedió por que un día decidiste que mejor no dormir estando en una fiesta de marcha, que en un cuarto al lado de una cuna intentando dormir a nuestro pequeño, que mejor era estar con los amigos tomando una cerveza, que en un parque balanceado un columpio, que era mil veces mejor trabajar para guardar dinero y viajar a Ibiza de fiesta, a trabajar para mantener a tu pequeñín.

Pero aquí estaba yo, su mamá, para ser madre y padre a la vez, fue duro no puedo engañarte, fueron muchas lágrimas, impotencia, sueños rotos… pero a la vez tan satisfactorio por el resultado obtenido años después. Al fin y al cabo puedo decir que lo mejor que me paso en la vida me lo regalaste tú…

Hubo un tiempo en el que dudaste si ser Papa o no y ufff mil gracias por decidir no ser papá por que hoy gracias a esa decisión soy aún más mujer, la lastima es que tu tal vez seas menos hombre…

Momentos que no se olvidan

Recuerdo su primer partido de fútbol, su gol… Todos los padres apoyaban a sus hijos gritando el nombre de sus hijos y hablaban entre ellos, de las jugadas y de la técnica del equipo. Yo un poco por detrás de ellos lo único que veía es que gracias a tí (tu marcha), mi hijo no jugaba a fútbol para ser un futbolista de élite sino jugaba simplemente por lo que la palabra dice JUGAR!!!!…. jejeje ese día metió un gol uff… lo que te perdiste. Gracias por no estar por que esa felicidad y alegría la disfrutamos solo él y yo enfundados en un abrazo, juntos.

Gracias por dejarme enfrentarme a su primer amor yo sola, que se sentará a mi lado y con gesto un poco entre amor y vacilo me dijera mamá he conocido a una chica (su cara de felicidad valía oro, la misma que tenía yo cuando nos conocimos)… la verdad que ese día me dio miedo, incluso creo que fue un poco de rabia de pensar que ya no seria yo la única mujer en su vida. Pero nuevamente ahí tenía que estar haciendo de Papá y Mamá para aconsejarle y enseñarle que nunca le fallará y que no rompiera el corazón de esa pequeña, son tantos momentos…

Pero no te guardamos rencor… al contrario hoy por hoy 15 años después te damos las gracias por dejarnos ser, él y yo simplemente dos, madre soltera pero no sola.

Comparte en redesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest
Copyright © 2013