Seleccionar página

Que les esta pasando a nuestra juventud, a nuestros hijos… Ya nada es como antes, ahora tenemos que llamarlos tres o cuatro veces por la mañana para que vayan al Colegio. Se despiertan enfadados, se acuestan demasiado tardes hablando por las redes sociales enganchados al teléfono o viendo televisión, no se preocupa de que su ropa este limpia, de ayudar en la casa, no se preocupan ni de recoger su cuarto. Sus amigos son los mejores y sus padres evidentemente los peores, tienen mil defectos. Y por supuesto para ellos no ayudamos en nada a su integración en este mundo.

Están por encima de todo

No hay quien les hable de nada, de la vida que llevábamos cuan éramos jóvenes puesto que nuestra vida era aburrida,imagen de jovenes o ninis aparte ellos lo saben todo. Tenemos que darle su paga semanal de la que por supuesto es una miseria y no les da para hacer nada. Si están estudiando en universidad tenemos que ver como los fines de semana no nos podemos preocupar por ellos por que si no somos unos pesados… tenemos que aguantar sus salidas eternas. Los tenemos que ver llegar borrachos con olor a tabaco y aun así si decimos algo somos unos carcas.

El día en que consiguen un trabajo hay que seguir manteniéndolos. A esto me refiero a ese grupo de jóvenes entre los 15 y 25 años que de lo que mas se preocupan es de salir por la mañana a la calle y sentarse en un banco criticar y partirse el culo viendo vídeos en el móvil , mientras que sus padres están tirados todo el día en la calle trabajando. Esta generación llamada NINI`S que ni estudia, ni trabajan, ni dejan vivir.’’ Evidentemente hay algunos que si trabajan pero es para sus litronas, sus fiestas, y tunear su coche…

¿Dónde o en qué estamos fallando los padres?

Los que nacimos en otra época nos echamos las manos a la cabeza, no puede ser…Que paso con esa generación que se levantaban de madrugada a ordeñar las vacas con el abuelo; que tenían que ayudar a limpiar la casa; algunos fueron repartidores de la tiendecita de al lado de casa para ayudar ; otros iban con sus madres ayudar a terminar antes el trabajo…

¿Donde esta el problema?

El problema esta en que nosotros mismo creamos un pequeño discurso que no nos dio resultado, esa frase de – yo no quiero que mi hijo trabaje como trabaje yo, yo quiero que disfrute y haga lo que quiera-. Nosotros tenemos lo que tenemos por que nos costo trabajo, esfuerzo, sacrificio, nuestros padres no nos los pusieron de color de rosa, nos hicieron ver que en esta vida todo va acompañado de momentos duros y momentos felices pero que todo tiene un esfuerzo, pero a la vez una recompensa, es decir nuestros padres nos enseñaron que la VIDA NO ES DE COLOR DE ROSA.

Nuestros hijos seguro que nunca han conocido lo que es tener lo justo o la escasez de algo, se criaron desperdiciando… El ‘dame’ y el ‘cómprame’… siempre complacidos y ellos se han convertido en los inquilinos de una pensión con todo incluido, (TV, DVD, Equipo de sonido, Internet y comer en la cama, le recogen el cuarto cuando lo dejan todo tirado por que se les hizo tarde, etc…) y aun así pretendemos que nuestra casa sea un hogar… y nos preguntamos, por qué nuestros hijos se aíslan, no comparten con nosotros, ya que cualquier cosa es mejor que sus padres o una actividad familiar. ¿Quien les enseño todo eso a nuestros hijos? pues nosotros, aun sabiendo que no estaba bien lo que hacíamos.

¿Son los ninis culpa de los padres?

Los que tenemos niños pequeños vamos a enseñarlos a vivir, a luchar, a conseguir sus objetivos, pero enseñémosle, a que tiene que trabajarlo a sacrificarse y así todo será mas bonito, la recompensa será mas gratificante que regalada. Ponerlos los domingos a fregar los platos, a limpiar el coche con papa a ganarse su paga semanal….

Y recuerda NO, los hijos no mandan y los padres NO obedecen no seamos padres ignorantes con hijos muy informados, mal informados, pero informados al fin y al cabo. Será cierto que: “¿somos la generación que pedía permiso a nuestros padres y ahora pide permiso a nuestros hijos?…. estamos siendo muy permisivos o sencillamente estamos trabajado tanto, que el cuidado de nuestros hijos queda en manos de los maestros, y en un medio ambiente cada vez más deformante y supuestamente por nuestro cargo de conciencia de no tener mucho tiempo con ellos, subsanarlo con cosas materiales.NUNCA ES TARDE PARA CAMBIAR.

Comparte en redesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest
Copyright © 2013