Seleccionar página

Hace uno días estuve hablando con mi amiga sobre la diferencia que se siente entre el primer hijo y el segundo y el por quécarta a mi hijo y primer amor al nombrar la palabra ”diferencia” produce cierta inseguridad sobre todo a las madres que tenemos mas de un hijo, por que sabemos que a todos los amamos con locura. Tal vez esto suene un poco contradictorio, pero necesito y tengo que agradecer muchas cosas a mi primer hijo es por eso que me anime a hacerle esta carta a mi hijo, que seguro cuando era pequeño se hizo muchas preguntas como estas, ¿por que mi mamá ya no es entera para mi?, ¿por que tengo que compartir a mi mamá? y seguro que no entendía que mamá tenia mucho amor para los dos… él imagino que no entendía de cambios, estaba acostumbrado que su mamá era solo de él, no tenia que esperar y ademas tenía toda mi atención, hasta que llego el día que tuve que fraccionarme cuando llego la hermanita.

La carta

 

Hola mi pequeño, siento la necesidad de escribirte, por que hoy recordé tus primeros años cuando dejaste de ser el pequeñín de la familia para convertirte en el hermano mayor, recordé cuando tenia en brazos a tu hermanita y me pedías jugar contigo y no podía, me mirabas con tus ojitos y sin entender muy bien por que te ibas y seguías jugando sólito a chutar al balón o a los coches… Recuerdo la primera vez cuando cambiaba a la pequeña, tu viniste corriendo para pedirme ir al baño a hacer pipí, no supe que hacer, te expliqué que me esperaras unos minutos por que no la podía dejar solita y me moría de pena verte bailar y como te aguantabas, cuando termine a la velocidad de la luz (por supuesto) fuí en tu busca para llevarte corriendo al baño, pero ya era tarde y con carita de pena me dijiste que te perdonara. Me sentí tan mal… pero sé que este tipo de cosas suelen pasar cuando tienes más de un niño.

Quiero que sepas que eres lo mas maravilloso que me pasó en la vida y siempre serás mi primer amor, recuerda el primero. No el único pero si el primero….ahora a tus 15 años seguro que lo entiendes, pero hubo tiempos en los que creí que nunca te lo sabría pagar de ninguna forma lo que me hacías sentir con tus miradas, tus besos, tus risas me daban paz y felicidad, dentro de ese alboroto de vida cuando tienes a tu segundo hijo.

No sabría como pagártelo por que aunque ahora seguro te rías al decírtelo, no es poca cosa y te voy a contar el por que: contigo aprendí a amar de la manera más pura, incondicional e infinita que existe. Es imposible dejar de amar a un hijo y yo te amaré a ti y a tu hermana hasta mi último suspiro y vuestras caritas serán las últimas que vea en mi mente antes de cerrar mis ojos Si, así de dramática… ya me conoces como soy…

”Tu me cambiaste”, sí suena a típico pero es la verdad pequeño. Nunca más fui ni volví a ser la misma Vicky de antes (antes que tu nacieras), desde el día que me enteré que te esperaba mi chip cambio y me convertí en mamá. Cambiaste mi perspectiva de ver las cosas, me volviste en una mejor persona, en alguien más madura, con más responsabilidades, sacaste a relucir lo mejor de mí y mejoraste lo peor. Aumentaste mi capacidad de amar, contigo siento que mi corazón es más grande y llegué a pensar por un momento que en cualquier momento podría explotar de lo que me hacías sentir.

Al convertirme en mamá me enseñaste tanto de la vida, que estoy segura que tu viniste no para aprender de mi sino yo de ti. Eres mi pequeño maestro y a la vez mi mayor reto, fuiste la primera persona que he amado de manera tan intensa, fuiste la primera persona a la que he cuidado con mi vida entera y la primera persona a la que he puesto en mi lista de prioridades incluso antes que a mi misma. A veces creía sentirme hasta obsesionada porque no podía dejar de pensar en ti todo el día, era imposible hacerlo, podía pasarme horas y horas mirando como dormías y hasta incluso llenarte de besos hasta el cansancio…

Ser el primer hijo tiene algunas desventajas , fuí primeriza y cometí varios errores contigo por que el día que tu naciste, nací yo como mamá y te aseguro que nadie te enseña a ser madre. La maternidad es una de las cosas más difíciles y complejas que me ha tocado vivir, aunque es verdad que la más gratificante.

Me equivoque y algunas veces fui muy permisiva, cometí el típico error que muchas primerizas cometen: el querer darte todo por ver esas adictivas sonrisas tuyas. A veces me daba pena decirte no y peor aún cuando me ponías esos ojitos tu lo sabias y caía rendida a ti. Poco a poco aprendimos y y cambiamos ese error… Algunas veces sigues viniendo y me dices “poooorfis” y aunque me de pena decirte NO y mantenerme en mi decisión, sé que es lo mejor para ti jejeje y no cambio ya lo tengo controlado. Así que cuando eso suceda y de pronto mamá te parezca la bruja del cuento, recuerda que todo lo que yo haga para vosotros tiene un porqué y siempre (jamás lo dudes) será el bien de ustedes.

Tu hermana vino a hacer muchos cambios, de pronto y de la nada, el mundo ya no giraba en torno a tí, pero eso es bueno mi amor, porque creciste entendiendo que tu no eres el ombligo del mundo y sabrás y serás consciente de las demás personas que están a tu alrededor. Me imagino que fue difícil, pero siempre estuviste con tu sonrisa para ayudar a mami. Recuerdo que siempre caías rendido a las caritas de tu hermana, a sus sonrisas y al final fue imposible que no la amaras como yo te amaba a ti y te convirtieras en su protector. Todo el día querías abrazarla, hacerle cariños y no te cansabas de decirle mi hermanita guapa, sé que te mueres por ellas y sé que ellas se mueren por ti (aún con vuestras peleas). Recuerdo que con el tiempo ella te seguía con sus miradas a todos lados que ibas, eras su referente y lo seguirás siendo… Ella será más que tu hermana, será literalmente tu mejor amiga, cómplice, compañera, tu eterna fans… y mientras tanto yo estaré aquí… derritiendo me como un helado al sol por vosotros tres.

Cariño, tu como primer amor fuiste quien agrando mi corazón para que cuando llegó tu hermana encontrara suficiente amor para los dos, ella llegó a mi vida para dosificar ese intenso amor que siento por tí. Tu eres y serás mi primer amor, mi primer hijo, mi primer error y acierto como madre, serás mi primer niño y mi primer adolescente, mi primer gran maestro de la vida, porque estoy más que segura que ni juntando todos mis años de estudio he aprendido tanto como lo hago contigo día a día

Gracias por tanto, mi primer gran amor.

Comparte en redesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest
Copyright © 2013