Seleccionar página

La maternidad casi nunca es trabajo fácil y muchas veces puedes sentir alguna ansiedad, incluso a veces te sientes mal contigo misma y con todo el mundo que te rodea. Tienes miedos y sin darte cuenta los depositas en tus hijos y esa sensación nos genere aun más ansiedad. Son muchos miedos, miedo a que les pase algo, miedo a que suspendan, miedo a que lo pasen mal, a que le rompan el corazón, a que obre mal… en conclusión miedo a un millar de cosas…
Al ser madre creemos que podemos controlarlo todo y cuando vemos que se nos va de las manos al intentar controlarlo, en ese momento cuando perdemos el control de algo entramos en un estado de ansiedad que en muchas ocasiones sin darnos cuentas lo pagamos con ellos, “nuestros bebes”…
ansiedad maternidadEs posible que tus reacciones no siempre sean normales o saludables… y puedas sentir que estés cargando a tus hijos tu ansiedad sin darte cuenta. En ocasiones piensas que ellos son los culpables de esta ansiedad, y a veces se te pasa por la cabeza la típica frase “si echara marcha atrás no tendría hijos”. Pero para ser sinceros tus hijos no son los culpables de esa sensación que te sacude algunos días. La ansiedad nace de ti, de tu mente y solo tú puedes desde tu interior solucionarlo.
Deja que tus hijos disfruten de ser niños.
Todas nos preocupamos de ellos, pero cuando tenemos nuestra ansiedad sin darnos cuenta los limitamos del 50% de sus experiencias de niños. Si le dejas que ellos disfruten de sus momentos y tengas experiencias adecuadas a su edad, le estarás ayudando a que tengan sus propios mecanismos de supervivencia. Evalúa las actividades dependiendo de su edad, ¿es normal que un niño de 4 años juegue en su cuarto solo sin tener que hacerlo en el salón delante de papa y mama? Siempre y cuando tengas controlado el entorno del niño que este seguro, poco a poco entenderás que esa ansiedad se convierte en tranquilidad y confort tanto para ti como para tu pequeñín, trasladándole a él estabilidad y autonomía.

No seas extremista

El extremismo es lo más normal en la ansiedad. La ansiedad se aprovecha de la imaginación y hace que esta, se vuelva negativa. A veces simplemente el hecho de de ir a algún lado público, como un centro comercial, diciéndole que no puede soltarse de la mano por que puede llagar alguien malísimo y llevárselo y nunca mas vería a mama y le pasaría algo malo… eso es demasiado extremista…. Quizás sea mejor explicar que en el centro comercial hay demasiada gente y que mejor ir de la manita de mama y papa para poder disfrutar juntos del paseo y así no extraviarse, pero que cuando sea mayor podrá ir si dar la mano a mama por que será “un chico grande” y mama podrá supervisarlo sin tener que ir de la mano, ¿suena más bonito , verdad?

anuncio mm

No seas un padre o madre helicóptero

Los padres helicóptero se comportan de forma sobre-protectora por miedo al fracaso y evitar que los hijos sufran. Un padre helicóptero da la ansiedad, interfiere en el desarrollo de habilidades de afrontamiento y en las herramientas para resolver problemas por sí mismos.

Practica reacciones de bienestar

Cuando nuestros hijos aun no entienden lo que decimos, nuestras palabras, ellos ya recogen nuestras actitudes emocionales. Si tu hijo coge accidentalmente un cuchillo que has dejado a su alcance, no le culpes por eso y además, es importante reaccionar sin pánico. No le grites y pierdas los nervios, muevete con rapidez y quítale el cuchillo, guárdalo y tranquilamente explícale que no es juguete sin que tu actitud sea de pánico. Con esta reacción razonable y saludable te sentirás más tranquila en momentos de este tipo. ¿Empezamos a acabar con esa ansiedad que nos crea en ocasiones la maternidad?, seria buen día para empezar hoy con esos buenos hábitos que en ocasiones fallamos las mamas y que al fin y al cabo no conseguimos nada más que agobiarnos más en este camino tan bonito de la maternidad….

anuncio camiseta mami molona final
Comparte en redesShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Pin on Pinterest